Una historia perdida

Hola, pues hoy les quiero platicar de un proyecto de hace ya varios años, de hecho, cumpliría 10 años el próximo, pero bueno, como no lo terminé por azares del destino, lo cual pienso aclarar aquí.

Resulta que hace como 9 años, o tal vez un poco más, empecé un pequeño proyecto personal, se trataba de un manga dibujado por mi. Nunca he tenido mucha experiencia en ésto de dibujar cómics o mangas, pero pues uno siempre empieza por algo. Tomé un cuaderno de hojas blancas, tamaño francesa o forma francesa, -ya saben, esos que parecen profesional pero en chiquito-, y me dispuse a dibujar lo que sería el borrador del manga. Al principio, lo dibujaba a lápiz y posteriormente lo pasaba a tinta con una pluma BIC color negro, pero luego, dejé el lápiz y comencé a dibujar a tinta limpia, así no’más. Cuando dejé el lápiz cometía errores y rallones que luego fui evitando y pensaba mis trasos para que no tuviera que borrar, porque al hacerlo a pura tinta ya no podía borrar, pero bueno, lo que quería era dibujar rápido, al fin y al cabo era un borrador. Ya después me tomaría el tiempo para hacerlo en tamaños formales y dibujados con calma y cual debe.

La historia se llamaba Ángelum y trataba sobre ángeles que lidiban en una especia de travesía para que los habitantes de la tierra tuvieran años de paz y prosperidad. La travesía que disputaban los amos del mundo del más allá, era La Encomienda: llevar un mensaje y en el camino, librar los numerosos obstáculos que ambos amos, del bien y del mal, habían puesto para el elegido a realizar el trayecto. Si el mensajero fracasaba, la tierra sufriría graves desgracias por muchos años, hasta que se volviera a disputar La Encomienda y si tenía éxito, entonces la tierra viviría en paz por ese tiempo. De ahí, que en varias ocasiones, cuando el mensajero había fracasado, los seres vivos sufrían por hambrunas, epidemias, guerras, etc. Y debido a que ya se tenían varios años en “relativa paz”, significaba que el mensajero había realizado su tarea satisfactoriamente en veces anteriores.

Parte del drama, es que ningún ser del mundo de los muertos podía realizar La Encomienda, debía ser alguien de la tierra llevado a ese mundo a realizar la tarea, de ahí que el héroe, fuera un humano cualquiera, elegido por los amos del bien y del mal. El amo del mal, Daimonium, había elegido a un enclence muchacho llamado Jorge para realizar la misión, deseandole fracaso para poder llevar a cabo sus mas perversos deseos a la humanidad. El amo del bien, destina a Angélica como entrenadora, quien es la mejor para hacer de Jorge un formidable guerrero. El destino hace que Angélica de enamore de Jorge, pero Jorge se resiste a éste amor, ya que está enamorado de Jessica, una chica humana que vive en la tierra.

Bueno, todo este choro sólo es una pequeña parte de la historia, quería hacer una historia muy larga y tenía muchas ideas y cosas que ocurrirían, de hecho, creo dibujé casi un cuadernito completo, 3 o 4 capítulos de la historia, en el borrador. A mi hermana le gustaba mucho el manga, recuerdo que siempre me preguntaba “¿Ya puedo leer un poco más?” y yo le decía que me esperara un poco. Lo malo fue que, en unas vacasiones que hicimos un viaje a Celaya, me llevé mi cuadernito para continuar con la historia y entre leidas, dibujadas y las prisas, al bajarnos del autobús, olvidé el cuadernito y ahí perdí la historia y lo que llevaba. Me inundó una terrible tristeza, en ese entonces fue tan grande esa pequeña pérdida para mi, que decidí no retomar la historia y no dibujarla de nuevo.

Angelum_by_japega_400x259

Aún conservo algunos dibujos aislados que tenía en otras hojas como éste que les comparto en el post. No sé si retomar la historia, para ser sinceros no recuerdo mucho de cómo iba mas que lo que he contado aquí. En el dibujo se muestran, de izquierda a derecha: Jorge, Angélica y Daimonium (al fondo), el cual está rodeando con varios brazos de humo a Angélica. El dibujo es parte de mi galería en DeviantArt.

En fin, ahora que he retomado algo de dibujo con los web-comics que he estado publicando, recordé este nostálgico suceso y quise compartirlo en el blog.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: