El Manifiesto Cluetrain

No hace mucho que terminé de leer El Manifiesto Cluetrain (The Clutrain Manifesto), escrito por los autores Rick Levine, Christopher Locke, Doc Searls y David Weinberger. Es un libro que gracias a la recomendación de Enrique Dans en su blog, adquirí en E-Deusto.com. Claro que fui victima de un pequeño truco por parte de la tienda en línea, ya que decían que el libro era gratuito y sólo pagabas los gastos de envío, pero cabe mencionar que sólo el envío me costó €49.99 (cuarenta y nueve euros 99/100), algo así como $800 (ochocientos pesos mexicanos), cuando lo encargué. Pero no me arrepiento. Como bien dice Enrique en su post relacionado a éste libro, es un libro muy bueno y altamente recomendable para todo aquel que desee hacer de su negocio algo interactivo con Internet, no es una novela, es un libro de analisis muy interesante, además de que plasma muy bien cómo están cambiando los mercados con respecto a la red.

La red está cambiando y no sólo la manera en la que las personas se cominican, sino también los mercados, cualquier mercado. El Manifiesto Cluetrain no sólo es un libro, es un movimiento que se centra en dan una visión de cómo es que Internet está haciendo éste cambio y más aún, las personas que navegan en la red. El manifiesto también tiene un sitio web en donde, si no tienes problemas con el inglés, podrás leer el libro totalmente gratis, ya que se encuentra colgado del sitio oficial del Manifiesto Cluetrain en formato HTML.

Todo aquel que desee incorporarse al cambio inminente que se está presentado debería hecharle una hojeada a éste libro y no sólo eso, leerlo, probarlo, consultarlo y ponerlo en práctica. Muchas empresas en el mundo lo han hecho o lo están haciendo y con muy buenos resultados. Para atraer una idea, mientras leía el libro, marqué algunas frases que me gustaron y aquí las comparto.

La lentitud de éste cambio histórico ha hecho que pocos se asombren ante la circunstancia de que ahora la gente se valore, ante todo, por su capacidad de consumo, como objetivos para lanzamientos de productos, como abstracciones demográficas. Pocos habitantes del llamado <<mundo civilizado>> pueden concebir hoy que el comercio no haya sido siempre así. Pero buena parte del cambio se ha producido en el último siglo.

Los mercados son conversaciones, conversaciones entre el comprador y el vendedor. Por muchos años, ésto fue así, pero cambió, las empresas lo cambiaron y perdieron el contacto con los clientes. Perdieron la capacidad de tener voz con sus clientes.

De la misma forma que, en su momento, General Motors se tomó los Hondas y los Volkswagen como una moda pasajera, hoy en día la mayoría de las empresas malintrepetan por completo esta invasión del <<espacio web>>. Siguen pensando que su marca les salvará, o que lo hará su presupuesto en publicidad, o que, si no, lo hará un incremento del ancho de banda. En todo caso… algo les salvará, todavía no saben bien exactemente qué… Pero ahora Internet marca el paso. Harían bien en aceptar que los tiempos han cambiado.

La cita anterior se explica sola.

Las empresas no deben intentar impedir este tipo de creatividad. Muy al contrario, aquellas que lo fomenten y lo aviven, triunfarán. El mejor software, el diseño más vanguardista, la música más rompedora, la prosa con un estilo más elegante, en definitiva, aquello empregnado de calidad, procede siempre de donde la gente se siente que se valora su creatividad. Lugares donde la inspiración es primordial y se valora a las personas auténticas y naturales.

¿Cuántas veces no hemos estado en empresas donde servicios como MSN, Skype y miles de sitios son bloqueados por la red interna de la empresa? A eso se refiere. Hacer eso es fomentar un bloqueo a la creatividad de las personas, de los empleados. Es tonto pensar que los empleados pierden el tiempo chateando cuando podrían usar éstos medios para tener más contacto con sus clientes o incluso, obtener información de muchas fuentes de Internet. Muchas veces no es más valioso el empleado que sabe, o cree saber, todas las soluciones de memoria, sino aquel que sabe dónde encontrar soluciones a cualquier problema.

El marketing no desaparecerá, ni debería hacerlo, pero debe evolucionar rápida y profundamente, ya que los mercados se han interconectado y ahora saben más de negocios, aprenden más rápidamente que las empresas, son más honestos que éstas y muchísimo más divertidos. Las voces han vuelto, y la voz aporta arte: trabajo de individuos únicos motivados por la pasión.

Ahora las personas, antes de comprar, consultan en Internet, leen reseñas, comparan precios, funcionalidades, tiempo de vida y mil y un características y ésto es bueno, ahora las personas no sólo compran por comprar, sino que analizan los productos antes de hacerlo y quien no lo esté haciendo, seguramente no estará enteramente satisfecho con sus compras.

Hay mucha información muy buena de lo que está pasando en Internet, los mercados y las empresas. Conozco muchos casos que hacen de la red una herramienta escencial para su negocio y no sólo la usan, sino la explotan a toda su capacidad. Muchas de las empresas como Sun Microsystems & Oracle o de software libre trabajan así, es por ello que crecen muy rápido. Un ejemplo, solamente Ubuntu (distribución de Linux basada en Debian), a unos 5 años de su lanzamiento ya era una de las distribuciones de Linux más populares y hoy es, sin duda, la más popular y usada, con millones de usuarios en todo el mundo y todos ellos, dispuestos a ayudar.

Si tienen pensado implementar una empresa, tienda o cualquier cosa que tenga que ver con negocios en Internet, les recomiendo ampliamente que lean el Manifiesto Cluetrain, no se arrenpentirán y seguramente les abrirá las puertas a nuevas ideas y caminos para que su nogocio prospere en ésta nueva era.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: