Archivo para septiembre, 2009

Sounds From Mictlan Vol. 1 y 2 – Forefathers of Mexican Stoner Rock

Posted in Música with tags , , , , on 2009/09/30 by japegamx

Navegando por ahí, me encontré con un sitio que, al aparecer, dirige o colabora Ivan Nieblas: Stoner Rock Mexico y para los que no conozcan a éste personaje, pues les puedo decir que escribe en la Revista R&R, sí, ya sé que cómo chingo con la Reva, pero es que de veras está muy chingona y si no la han leído, ¿Qué esperan? O quizas quieren seguir siendo parte del “rebaño”.

Stoner Rock Mexico, pretende dar auge a las bandas de Rock en nuestro país, pero que de veras sean rockeras y que se rifen, ahí no están buscando grupitos tipo Moderato que son más pose que música, ni la larga lista de banditas express o instantáneas de un éxito en la radio o la tele, no señores, acá se está buscando buen material, música, actitud, ¡Rock! Pa’ que me entiendan y para conmemorar la propuesta se pone a disposición de todo el que quiera dos buenos álbumes para descargar en formato MP3. Lo único que hay que hacer es suscribirse al NewsLetter de Stoner Rock Mexico y a vuelta de correo electrónico les llegarán los links para poder descargar tan anhelado material.

Sounds From Mictlan Vol. 1 - Forefathers of Mexican Stoner RockSounds From Mictlan Vol. 1 – Forefathers of Mexican Stoner Rock es una recopilación de canciones de lo más representativo del Stoner Rock en nuestro país. De verdad es un muy buen material para escuchar y abrirse a nuevas bandas que están haciendo cosas muy interesantes en nuestro país, pero que jamás verás en el programa de concursos de la tele, sino buscarlos en medios alternativos. Acá el tracklist para que se den un quemón:

  1. “Summer Rain” (Stellar High) México D.F.
  2. “Back Seat Love” (La Orquesta de Animales) México D.F.
  3. “The Red Witch” (Maligno) Monterrey, N.L.
  4. “Geometría – Rotten” (The Sweet Leaf) México D.F.
  5. “Voodoo Child_Electric Sex Messiah” (El Diablo) México D.F.
  6. “Crystal Stories” (Drugster Monster) México D.F.
  7. “No Eres Mi Idolo” (Occulta) México D.F.
  8. “Nomás Pregunto” (34-D) México D.F.
  9. “Take Me to Your Leader” (Los Fernanduccis) México / Holanda.
  10. “Fastest Ride to Death” (Stonefront) Guadalajara, Jal.
  11. “Martial Arts” (Desert Stone) México D.F.

Lo interesante es que es material de difícil acceso y no sólo eso, “algunas de estas canciones como las de Los Fernanduccis, Occulta y El Diablo aún no están disponibles en ningún medio”, como lo dice en los créditos del álbum.

Sounds From Mictlan Vol. 2 - Forefathers of Mexican Stoner RockSounds From Mictlan Vol. 1 – Forefathers of Mexican Stoner Rock es una recopilación de lo más representativo del Rock de los 70’s en nuestro país, con memorables bandas como los Dug Dugs, El Ritual, Enigma, La Revolución de Emiliano Zapata, entre otras, muchas hoy desintegradas o desaparecidas. Así que es un muy buen álbum para recordar que en México se hacía y se sigue haciendo buen Rock, sólo que no lo vemos porque muchos están embelezados en la tele, pero el Internet está cambiando eso. Acá el tracklist:

  1. Lost In My World (Dug Dugs)
  2. Easy Woman (El Ritual)
  3. Evolución (Nahuatl)
  4. Nasty Sex (La Revolución de Emiliano Zapata)
  5. Magnetize Me (Enigma)
  6. Tommy Liz (Toncho Pilatos)
  7. Nothing Gona Stop Us (Ciruela)
  8. Autodestrucción (Medusa)
  9. Muñeca (Three Souls In My Mind)
  10. Shit City (La Revolución de Emiliano Zapata)
  11. The Call Of The Woman (Enigma)
  12. El Hongo (Nahuatl)
  13. Dreams (Nuevo México)
  14. Amphetamine (Three Souls In My Mind)
  15. Back To The Roots (Ciruela)
  16. I Don’t Care (Dug Dugs)

Si aún no los tienen ¿Qué están esperando? ¡Ah! Están esperando a que los quiten para poder decir “¡Chale, ya no están disponibles!”, ¿Verdad?

NOTA: En ocasiones no acentué la palabra “México”, porque no sé si se refiere a su escritura en Inglés o Español, refiriéndome a cómo está escrita en el sitio de Stoner Rock Mexico.

Anuncios

Cumpleaños número 45 de Mafalda

Posted in Internet with tags , , on 2009/09/29 by japegamx

Pues resulta que hoy es el cumpleaños número 45 de Mafalda, tiras creadas por Quino (Joaquín Salvador Lavado), según Wikipedia:

29 de septiembre de 1964. La tira Mafalda comienza a publicarse (a razón de dos por semana) en la revista Primera Plana. Aparecen como personajes Mafalda y su papá.

Y desde muy temprano, al llegar al Twitter y leyendo mis Feeds me encuentro con un poster padrísimo y que hace una propuesta muy interesante:

Mafalda Trending Topic

Crear un Trending Topic en Twitter con el hashtag #Mafalda. Primero, no supe muy bien a qué se referían, así que me puse a investigar. Sí sabía lo que era un trending topic, pero ¿Cómo se crea uno? ¿Qué lo convierte como tal? Por lo que me encontré con un post en el blog de Fidelosa que nos lo explica.

La verdad está muy difícil, pero con la ayuda de todos creo que es muy posible crear el trending topic, así que veamos e invoquemos a todos esos fans de Mafalda que andan escondidos por el Twitter y dejen salir sus comentarios para alcanzar el objetivo.

Seguramente Mafalda diría que estamos perdiendo el tiempo y que deberíamos ponernos a tratar de cambiar al mundo, pero creo que es importante que nadie olvide las sabias enseñansas de Mafalda para no perdernos en el caos informativo que nos envuelve y consume a su paso.

Y como diría uno de las citas de Mafalda que por ahora he notado que están circulando por el hashtag de #Mafalda en Twitter:

Como siempre, lo urgente no deja tiempo para lo importante”

Me encontré con otra imagen por ahí en Internet y que me gusta para #Mafalda en Twitter:

Mafalda en TwitterHasta pronto.

Fractal Sónico 95-05 – Cabezas de Cera

Posted in Música with tags , on 2009/09/29 by japegamx

En la Revista R&R me topé con un grupo mexicano que me llamó mucho la atención: Cabezas de Cera. Se me ocurrió buscar en YouTube para ver si encontraba algo que escuchar y ver qué onda con éste grupo de Rock y ésto fue lo que encontré.

¡Me gustó muchísimo! Así que me di a la tarea de buscar más información al respecto. Encontré el sitio oficial de Cabezas de Cera, claro, con ayuda de Google no fue tan difícil verdad, no me estoy adjudicando más mérito, de hecho ninguno, tal vez sólo el hecho de que me decidí a buscar sobre ellos.

Entonces me puse a buscar discos, pero ahí empezó el problema. No es tan fácil encontrarse discos de éstos muchachos y sabemos la historia de siempre: En México no hay apoyo de ningún tipo para el verdadero talento. Pero bueno, esa es harina de otro costal. Decidí no rendirme y seguir buscando. En la página oficial dice que sus discos se pueden conseguir en librerías Gandhi o MixUp, fui a la primera porque la segunda hace mucho que cayó de mi gracia, y me dijeron que sí tenían discos pero que se habían devuelto por órdenes de quien sabe quien.

Fractal Sonico - Cabezas de CeraOtro día visitando la librería Gandhi, me encuentro con éste fabuloso álbum: Fractal Sónico 95-05 de Cabezas de Cera y sin pensarlo dos veces lo compré. Es un disco recopilatorio de lo mejor de la banda entre 1995 a 2005. El álbum comienza por una rockera muy buena y así sigue, por sus diversas canciones te lleva por pasajes psicodélicos de buen rock, intrumentales y magistrales sólos desde guitarras, sax y ruidos raros que complementan su estilo y propuesta que transporta a escenarios, recuerdos, escenas, sentimientos, colores, sabores y colores, todo eso pasa por tu mente si te dejas envolver por su estridente talento. Cabezas de Cera son un grupazo incomparable y de una capacidad que te hace pensar que son infinitas. Ya con 7 producciones podemos decir que sólo faltaría que los escucharas para conocer lo desconocido y sentir lo que nunca antes había alcanzado tus sentidos.

Tracklist:

  1. Las Glorias de Baco
  2. Diurex
  3. Novilunio
  4. Mero Trámite
  5. Gocxilla
  6. Encantador de Serpientes
  7. In Statu
  8. Mil noches
  9. Mutación
  10. Nocturno Incandecente
  11. Cazador de Ballenas
  12. Indomable (live)
  13. Fractal Sónico

Mis favoritas: ¡Todas! Pero más más… ¡Todas! ¡Jajajaja! Ya en serio, todas son muy buenas y hasta las catalogo de joyas, pero si tuviera que elegir una no podría, más sin embargo hago mi recomendación. Si compras éste álbum no puedes dejar de escuchar: Las Glorias de Baco, Indomable y Cazador de Ballenas, ¡Ésta última de verdad que no tiene madre!, literalmente te transporta al oceano y ¡Ten cuidado cuando pasen las ballenas a tu lado!

Altamente recomendable y por supuesto, por ningú motivo lo escuches en MP3, perderías de no sólo la magia y calidad, sino de una experiencia superior y exquisita. Ya ando de búsqueda de más discos de Cabezas de Cera.

Secuestrados – Julio Scherer García

Posted in Libros with tags , on 2009/09/28 by japegamx

Julio Scherer Garcia - SecuestradosHace poco leí un reportaje sobre el nuevo libro de Julio Scherer García, titulado Secuestrados, en la revista Proceso (número 1712) y me llamó mucho la atención. No es una novela, así que si estás buscando algo de ese género, éste libro no es para ti. Es un libro que refleja el trabajo periodístico y personal del autor en su experiencia e investigación para con una realidad aterradora que azota nuestro país desde hace ya un buen tiempo: Los secuestros.

Con la ola de narcotráfico e impunidad que ha caído sobre México de unos buenos años para acá, éste tipo de situaciones se vuelven más cotidianas y lamentablemente, las autoridades, en muchas ocasiones, no son muy competentes al respecto. El libro comienza con la narrativa de la experiencia personal de Scherer y se remonta a otros sucesos de amigos o conocidos suyos. Al principio, nos da la impresión de que son cosas que sólo le ocurren a personas con mucho dinero o famosos, pero conforme avanza el análisis nos damos cuenta de que no es así o que en un principio lo era, pero con el tiempo, se modifica la forma del modus operandi de las bandas más famosas que ha tenido nuestra nación.

Posteriormente, nos muestra la forma en que operaban y se formaban las terribles bandas de secuestradores, con pláticas de los mismos miembros, que a estas alturas, han sido capturados y permanecen tras las rejas. Los relatos son escalofriantes. Normalmente se tiene la idea de que los secuestradores son gente sin estudio o organización alguna, pero cuando leémos éste tipo de material, podemos vislumbrar que son “empresas” en toda la extensión de la palabra, organizadas, bien fundadas y hasta entrenadas para alcanzar sus cometidos, pero no todo es organización, existe un alto grado de incertidumbre en las fibras de las bandas como el despilfarro de dinero cobrado por los rescate y descuidos tan vanales que fueron los que llevaron a la captura de los miembros de las mencionadas.

La portada suguiere un libro sanguiento, vulgar, crudo y hasta morboso, o al menos pensé que así sería el libro -cabe destacar que no había leído ningún libro de Julio Scherer en el pasado y desconocía el estilo del mismo-, pero no fue así. Se descrube página a página que se tiene mucho cuidado con lo que se escirbe y cómo se escribe, es conciso y claro en muchos aspectos sin llegar a la morbosidad de descripciones que están fuera de contexto y que podrían incluso manchar y desviar el tema central de lo que se pretende: Informar y hacer periodismo.

No soy experto en la materia, pero me gusta dar mi opinión. Si te interesa saber sobre éste tema, éste es un muy buen libro que habre las puertas del pensamiento para conocer sobre las atrocidades de éste fenómeno social.

Videos: SONY Ericsson MH907

Posted in Internet with tags , on 2009/09/25 by japegamx

Hace un par de días, me entero en un post de ALT140 titulado Los auriculares inteligentes MH907 de Sony Ericsson, de los nuevos audífonos de SONY. Pero lo que más me agradó fue el videito promocional. Aunque no me gusta mucho la música electrónica, ésta cancioncita es muy buena y pegajosa. Me he visto viendo el video varias veces sólo por escuchar la musiquita.

Acá se los comparto:

Al terminar de verse el video, me encuentro en las sugerencias de YouTube el clásico “Detrás de Cámaras” del promo y me gustó mucho también. Está bueno, véanlo, acá el video.

No podemos negar que éstos monos de SONY están en otro nivel, la idea es buenísima. Lo malo y como es la costumbre de SONY, creo que los audífonos en cuestión no funcionarán para todos los teléfonos, tengan por seguro que con los SONY sí, tal vez iPhone, pero no creo que muchos teléfonos sean compatibles. ¿Mercadotecnia? Vender. Nunca he sido partidario de ese tipo de “celos” de ciertas marcas, como Apple, por eso no soy partidario ni de uno ni de otro, pero los videitos son buenos.

Hasta pronto.

Anhelante Fantasía

Posted in Historias y Relatos with tags , on 2009/09/11 by japegamx

El 31 de enero de 2008, escribí un relato erótico que a continuación publico en éste su humilde post. Originalmente era un PDF de dos páginas y planeaba publicarlo de la misma manera en ese formato, pero decidí hacerlo mejor en texto abierto, como lo hice en el anterior post titulado Erotismo de un sueño extraño sin final. Como es costumbre en éste tipo de post, la advertencia es obligada, sólo que en ésta ocasión no es tan extensa como en el anterior, ya que quise ponerla tal cual lo puse en el PDF originalmente.

Espero les guste.

Anhelante Fantasía
Por Japega. (2008-01-31)

ADVERTENCIA
El texto a continuación posee contenido erótico.

Estoy en mi oficina. Ha sido un día muy difícil y el calor es a penas soportable. Los clientes hicieron muchas llamadas y no me permitían continuar mi trabajo habitual. Hace ya tres horas que debí haber salido de la oficina, pero aún sigo ahí. Me reclino un poco para descansar, la oficina está en la penumbra y sólo la lámpara que alumbra la computadora está encendida y el ventilador que trata de aminorar la carga del caluroso clima que nos azota.

Cierro los ojos para descansar un poco. No sé si ha pasado mucho tiempo ya que creo que me estaba quedando dormido cuando escucho que la puerta de mi oficina se abre, despacio, abro los ojos un poco exaltado y veo a mi secretaria entrando. Se acerca lentamente. -Pensé que te habías ido desde hace rato…-, pero acercándose la mano a la boca, con una seña, me sugiere que guarde silencio.

La puerta se cierra con seguro, ella lo ha hecho. Camina hacia mi de una manera muy coqueta y seductora, despacio, al acercarse noto que su blusa está desabotonada hasta la mitad, dejándome ver el centro de su pecho, que me llama deslizando unas gotas de sudor en la ausencia del sujetador. La falda me excita con su altura a media pierna y a cada paso se levanta un poco más, muy poco, casi imperceptible.

Cuando llega a mi, empuja el sillón hacia atrás para crear espacio para nosotros, baja lentamente hasta que su cara está frente a la mía, su mirada es aterradora, llena de deseo, mis nervios están a punto de estallar, quiero tomarla con fuerza y hacerle el amor de una forma frenética, pero no puedo, no quiero, lo que se ha creado desde un inicio es tan alucinante como para echarlo a perder con arranques de lujuria.

Me toca suavemente y ambos nos percatamos de mi erección, levanta una ceja como signo de aprobación, comienza a acariciarme y lentamente me acerco para besarla… accede y la despojo de la blusa que me impide apreciar aquel cuerpo esbelto y bien torneado por el ejercicio constante, su piel es tan suave, acaricio sus pechos, firmes y excitados.

Ahora comienza a bajar, lentamente, se agacha y me desprende el pantalón muy lentamente, dejando mi pene al descubierto, erecto y ella lo acaricia introduciendo lo en su boca. La sensación de su lengua en mi glande está llena de éxtasis, me acaricia constantemente con ella, abrazando mi pene con movimientos lentos y constantes.

Después de un deleite de esos besos en mi sexo, la tomo grácil mente y le pido su mano para ayudarla a levantarse, ahora quiero devolver el favor, ella accede y toma mi mano, se pone en pié. Me agacho para deslizar suavemente el cierre de la falda gris que le contornea las caderas, bajo la falta junto con su sexy ropa interior, de color rojo como el deseo, sigo bajando, muy despacio, acompañando el movimiento con caricias de mis manos y besando sus largas piernas. Con un beso en el cuello le sugiero a sentarse en mi sillón, poco a poco voy bajando con besos que van desde el cuello terso y perfumado, pasando por sus pechos, besando y acariciándolos, poco a poco me desprendo a su abdomen y escucho un suspiro que arrebato de su ser con mis caricias. Sigo bajando, lentamente, ya percibo el aroma enloquecedor de su vagina húmeda. Toco ligeramente con mi lengua su clítoris y ahora un gemido sale de sus labios, continúo con lentas caricias a ese punto palpitante que me ruega más besos y caricias de mi lengua.

Los gemidos van subiendo de tono y es ella la que ha sugerido que me detenga, su rostro ya no es el mismo, la pasión y la lujuria se han apoderado de él y de su ser, ya no es la misma mirada seductora y coqueta del principio, ahora está llena de fuego. Me acerco, hace rato que ya no llevo mi camisa y permanecemos desnudos, disfrutándonos. Mi pene roza su vagina y en un instante se introduce suave y fácilmente por la lubricación de ambos. La sensación es indescriptible, todo mi cuerpo se estremece con esa sensación, mil lenguas abrazando mi pene no podrían hacer me todo mi cuerpo se estremeciera con tal cometida, ella gime y lo acompaña con un pequeño grito, casi inaudible, agudo. El movimiento es suave al principio, pero comienza a tomar ritmo. Ambos estamos empapados en sudor, la piel nos quema con cada caricia, con cada movimiento.

La aceleración se hace sentir a cada momento, no se incrementa súbitamente, pero sí en un grado en el cual no nos es posible percibirlo ni controlarlo, bajo el ritmo, deseo cambiar un poco las cosas y hacerlo aún más interesante. Sin decir una palabra ella me comprende y nos movemos a un sólo ritmo y tiempo, como si supiéramos lo que piensa o desea el otro.

Cambiamos de posiciones, soy yo el que está en el sillón ahora y ella se acomoda sobre mi, me toma, me envuelve con todo su cuerpo y vuelve la sensación tan exquisita de nuestros genitales. Controla el movimiento, poco a poco toma ritmo, cada vez con un poco de más fuerza y sensibilidad. El sudor correo por nuestros cuerpos, nos baña en ese aroma tan peculiar que embriaga en éstos momentos. Los gemidos son más audibles y excitantes, me penetran, me astillan y mi deseo de continuar aumenta, pero ya no nos queda mucho tiempo, el esfuerzo y la excitación se están acercando al máximo para ambos, los gemidos se han transformado en pequeños gritos de placer y el movimiento
es más fuerte y acelerado.

Hemos llegado al punto sin retorno, ella ya no me mira, su cabeza, echada hacia atrás y sus ojos cerrados, presionados, nos llevan como en un cauce sin retorno en donde no se sabe qué se encontrará al final. Los jadeos, gemidos y gritos se confunden, jadeo también, el momento se aproxima con frenesí, y en un instante el orgasmo de ambos explota en nuestros cuerpos, un grito estridente se escapa de nuestras bocas, no existe nada, todo el universo está aquí, nos llena, nos envuelve y perdura, se incrementa al punto del desmayo, nuestros músculos son torpes y no responden en ese instante de culminación inminente.

Permanecemos así, sin movernos, mientras que poco a poco se evaporan nuestras últimas fuerzas y el deleite del orgasmo se desvanece como el ocaso.

No sé cuánto tiempo ha pasado, pero el ruido de la puerta de mi oficina me ha exaltado, extra yéndome de mi sueño en un chasquido. En la puerta de mi oficina está mi secretaria y me avisa que ya se tiene que ir, se despide de mi cerrando la puerta tras de si. Fue un sueño, un sueño maravilloso que duró un instante en mi mente. Creo que ya es hora de ir a casa a descansar, pero al levantarme me doy cuenta de que tendré que hacer algo para no irme todo mojado como estoy y todo por una anhelante fantasía.

Fin.

Erotismo de un sueño extraño sin final

Posted in Historias y Relatos with tags , , , on 2009/09/04 by japegamx

Anoche tuve un sueño muy raro… Y erótico, no húmedo, pero sí erótico, el cual tengo intensiones de redactar aquí. Tal vez con ésto me gane la etiqueta de “Blog no apto para todo tipo de público”, peeero, aún así lo haré. Así que creo que es obligada la advertencia.

ADVERTENCIA

Si usted se siente ofendido por cosas relacionadas con los relatos eróticos, con contenido sexual o es menor de edad, por favor, no lea éste texto o léalo bajo su propio riesgo y criterio. El siguiente texto es sólo para personas de amplio criterio y mayores de edad (aunque dudo a qué le llamen “mayoría de edad”, no sé si debería ser un número de años cumplidos o un estatus psicológico y mental). De antemano ofrezco unas sinceras disculpas por el lenguaje soez del texto.

Advertidos están y empiezo entonces. Espero recordarlo todo…

Primero, como que estaba en un pueblo. Un pueblo de calles de arena y terracería, no tenía mucho que había llovido porque el suelo estaba húmedo, había charcos y lodo. Es un pueblo donde hay mucha vegetación y las casas de concreto y cartón salen como si crecieran del suelo junto con la maleza, las plantas y los árboles, pareciera que son del mismo entorno, pero de materiales diferentes.

Era de madrugada o de noche, no sabría decirlo. No había neblina, pero sí hacía un poco de frío, se notaba que no hacía mucho que había dejado de llover, pero más bien parecía como si estuviera amaneciendo o anocheciendo, porque se veía bien, pero no como cuando hay luz de día, sino como en penumbra. Estaba esperando el microbus para ir a “no sé donde”, sólo sé que lo esperaba por donde pasaba y llegó. Me subí y le pagué al chofer, sabía también que debía devolverme $5 pesos de cambio, no recuerdo cuánto costaba el pasaje, pero sí sabía cuánto me tenían que devolver.

El chofer me dio en cambio un objeto rectangular, pero muy aplanado, envuelto en una bolsa de plástico color amarillo, el objeto era del tamaño como un block de post-its nuevo, de ese grosor, más o menos, pero no tan cuadrado, sino más bien rectangular, pero tenía los bordes muy redondeados. Tampoco sé si el color de la bolsa sea relevante. Cuando me lo dio, se mostraba nervioso, y pensé: “¿Debo aceptar el ‘paquete’ como cambio por los $5 pesos?”. Lo acepté. Caminé a un lugar desocupado y me senté, mientras el microbus avanzaba, desenvolví el objeto y parecía como un escudo. Como un escudo -creo-, pero como hecho de plastilina o plasti-loca.

Me extrañé muchísimo, estaba como mal hecho, al mirarlo mejor, ya no me parecía mucho el escudo, sino más bien me refiero la figura que tiene el estado, luego, ya no estuve seguro de lo qué forma tenía, pero me sentía desilusionado, enojado y como que decepcionado. Me decía: “Ésto está mal hecho, de muy mala calidad, ¿Cómo es posible que hagan estas cosas así? ¿Cómo lo hicieron?” Ahora lo examinaba con el tacto, parecía blando, pero no tanto como la plastilina, sino más bien como plasti-loca, que se siente duro, pero se sentía como que no acaba de secar, como si lo pudiera romper y entonces apliqué un poco de presión y se quebró. Dentro tenía un objeto de plástico que representaba el contorno del objeto envuelto en la plast-iloca, pero sólo el contorno, es decir, estaba hueco, como si fuera el marco de un cuadro pero vacío y parecía de plástico, pintado de color cromado y desgastado, como los emblemas de los coches. Me enojé. Me levanté y fui con el chofer y le dije “¡¿Qué es ésto?! ¡¿Por qué me lo dio?¡ ¡No! ¡Quiero mis $5 pesos!”, y el chofer ponía cara de preocupación, pero como pensando “Ya me lo esperaba”, se veía afectado por la situación, como si también le diera pena… Afligido. “Lo siento, joven, pero es que ya no podemos darnos el lujo de dar monedas como cambio…”, contestó el chofer. Me lo decía con un tono suave, como esperando que lo comprendiera y me calmara, como quien no quiere tener problemas. Me calmé y me tomé un asiento junto al chofer y le dije “Qué mal… ¿Cómo es eso?… ¿Por qué?…”, estaba confundido, pero también trataba de mostrarle que lo “comprendía”, pero en realidad no lo hacía, de hecho, no entendía nada. El chofer se soltaba con un choro que medio escuchaba, de que el gobierno no permitía y no sé qué más, mientras veía a la gente del microbus, que estaba como perdida, como si estuviera en una de esas películas de “futuro cercano”, en donde todo está desolado … “¿Ahora me entiende?”, decía el chofer y me sacaba de mi observación, “Creo que si…”, contesté. Me quedé pensando y de pronto ya no estaba ahí, sino en otro lugar.

Estaba en una casa, no con muchos muebles, una casa no muy grande, de concreto, adaptada a un bar o algo parecido. Todo estaba en penumbra, con una que otra luz de color rojo o verde, como un bar de esos tristones de un pueblo olvidado. En el bar, la música no era muy alta y tampoco había mucha gente, había una barra improvisada… Pocas mesas de madera… Poca bebida… Pocos meseros… Un barman detrás de la barra sirviendo los tragos, pero no apurado como si hubiera mucha gente, sino con desgano, como si no le importara dar un buen servicio. En ese lugar, estábamos Fede y yo, no recuerdo si Kike y Robe también, pero sé que íbamos varios, pero no recuerdo con exactitud a los demás, sólo a Fede. Estaba sentado a mi izquierda y platicaba conmigo, pero yo me dedicaba a mirar el lugar, a observarlo, como si tratara de “recordarlo bien para después”, no escuchaba la plática, pero tampoco era una gran conversación, sino como sólo haciendo comentarios no’más. Veía a unas personas en otra mesa, lejos de nosotros, había pocas mesas, entonces, estaban muy separadas. Pensaba: “Aquí caben más mesas sin problema, sin estar apretados y cabrían más clientes”. Veía dos chicas en la otra mesa, acompañando a las personas que estaban ahí, no les veía las caras, sólo las siluetas de los cuerpos que la penumbra te deja ver, pero sí sabía y alcanzaba a observar que las chicas no estaban desnudas, ni siquiera en ropa interior o ropa como la que acostumbran las chicas en un table dance, pero me daba la impresión de que ahí era un table dance o un putero o algo así, porque la actitud de las chavas, sí era la misma, pero iban vestidas normal: con jeans y blusas, incluso se notaba que llevaban brassiere, como si fueran chavas normales que ves en la calle, pero su actitud para con los clientes sí era la misma: coqueteando, provocando, tocando, sentándose en las piernas y agasajando se o fajandose a los clientes.

En eso, se levantó un tipo de la otra mesa y caminaba de la mano de una chica, la chica caminaba delante del tipo, como en los table. Los seguí con la mirada, para ver a donde iban. No me había dado cuenta de que habían unas escaleras que subían a un segundo piso hasta que ellos subieron por ahí, y ahí me dije “Si, estamos en un putero”. Mientras veía a la pareja subiendo por las escaleras, no me di cuenta de que un mesero llego con dos o más chavas, una para cada quien. Cuando vi a la chava pude corroborar que la ropa que vestían era como una chava que ves caminando por la calle, de jeans y blusita, pero muy coqueta la chava y eso si, gupísima y buenísima, la veías y creías que no habías visto una chica así de guapa en tu vida. Vi a la chica y me preguntaba “¡¡No manches!! ¡¡Qué guapa y qué buena está la condenada!! ¿Y me la voy a coger? ¡Chale! ¡No sé, pero si sí, qué chingón!”, pero también vinieron a mi mente preguntas como “¿Pues dónde estamos? ¿Por qué estas chavitas tan bonitas trabajan aquí? ¿Cuánto me va a costar ésto? Y no tengo lana como para ésto… Dije ‘chavitas’… Sí… chavitas…”, mientras pensaba eso, me di cuenta de que las chavas no eran muy grandes de edad, o al menos, rayaban en la mayoría de edad, pero tampoco eran tan chavitas, ni niñas tampoco, se me figuraba que rondaban los 18 o 19, algunas incluso se notaba a leguas que no tenían más de 17, pero estaban que se caían de buenas, o sea, las veías y casi no podías resistirte a cogerte a una. Fue en ese momento en que pensé “¿Ya estaré tan pedo que no puedo aguantarme las ganas de cogerme a esta chava, valiendo me madres lo que cueste?… O quizas… Y por qué no… A lo mejor y estoy o estamos drogados… no sé…”, no podía distinguir si estaba pedo o drogado o ninguna de las dos y sólo alucinaba o no sé, me sentía sobrio, pero con una lujuria casi incontrolable. El olor de las chavas incitaba y no era un olor a perfume, sino más bien, olor a sexo.

“Seguro que Fede me dice algo como ‘¡Wey! ¡Bájale! ¿Sabes cuanto cuestan éstas chavas?’…”, pero lo veía por detrás de la chava y no me decía nada. Nadie decía nada, cada quien estaba en su pedo, con su chava, tomando o platicando, como si todo estuviera bien, que no había pedo y comprendí que entonces no habría problema y que me dejara llevar. Fue así como me dejé de pensamientos y me dediqué a atender a la chica, nos acariciábamos, nos besábamos… Con un deseo y un libido que era como de esas esas veces que cada sensación importa. Entonces, la chava, que por cierto sí se veía como de 18 o 19 años, me desabrochó el pantalón y así como va, ahí en la mesa donde estábamos todos, empezó a chupármela, pero con un gozo, que me encantaba. “¡No manches! ¡La mama delicioso¡”, pensaba y volteaba a ver a mis amigos, me dio pena de pronto, porque nos vieran, pero a nadie le importaba y pensé que si a nadie le importaba, entonces “estaba bien”. La chava lo hacía formidable y lo gozaba muchísimo, mientras me la chupaba se iba desnudando y se masturbada y frotaba sus tetas con ganas… Con ganas de tenerla adentro, no decía cosas sucias, ni nada por el estilo, ni obscenidades, en verdad le agradaba y me parecía que yo le gustaba y se excitaba conmigo, al igual que yo con ella. Ya estaba desnuda totalmente y muy mojada, me quitó los pantalones y la playera, quedamos completamente desnudos los dos, el lugar no tenía aire acondicionado y el calor se sentía húmedo, me daba la impresión de que seguía en el mismo pueblo que cuando estaba en el microbus. Nuestros cuerpos estaban sudados y nos deseábamos, volví a mirar por detrás de la chava y esta vez sí me alarmé un poco… ¡Nadie estaba cogiendo con nadie! Pero seguían en lo mismo, platicando y tomando o fajando con sus respectivas chicas, pero ahora, parecía que todo iba más lento, como en cámara lenta o casi sin moverse, los únicos dispuestos a coger ahí mismo y sin inhibiciones o que nos importaba nada, era la chava y yo, y ya a esas alturas me no me importaba nada, sólo quería estar dentro de ella, y ella quería tenerme dentro. Nadie se alarmaba de la escena, de hecho, alguien nos volteó a ver, no recuerdo si fue Fede o Robe primero, luego el otro, pero nos vieron como algo “normal” que pasa aquí, como que a eso íbamos y “estaba bien”.

Sentado, esperando que ella se acomodara, se montó en mis piernas, de frente a mi, nos veíamos a los ojos, nos deseábamos… Aún no estaba adentro… Se sentía el roce de la piel sudorosa… Jadeábamos, pero no de cansancio… Entonces ella bajó su mano a su entrepierna y tomo mi pené, acomodándolo en su vagina, para iniciar la penetración, ya sentía la humedad, muy bien lubricada y penetré… “¡Qué estrecho! ¡Wow! ¡Qué sensación!”, pensaba, mientras me estremecía de placer, la abrazaba con fuerza y la sensación me hacía encorvar la espalda hacía atrás… Igual que ella… Mientras la penetraba, ella gemía de placer a cada centímetro que mi pene avanzaba, sin fricción… La lubricación era perfecta, me incitaba y entrar cada vez más. Una vez bien adentro, me llegó el placer del calor de su cuerpo… Húmedo, pero no lastímero, al contrario, te envolvía, estábamos muy juntos, piel con piel o a flor de piel, como dicen. Comenzó el vayven… Lento… Disfrutando cada penetración hasta el fondo… Poco a poco comenzó a subir de velocidad, pero no desmesurada, sino cuidando de no perder el control, como no queriendo perder lo. La excitación y el placer nos hacían incrementar un poco las entradas y salidas de mi pene en su vagina, que cada vez estaba más húmeda y caliente, pero en los espasmos de lucidez de aquellas sensaciones, disminuímos el ritmo de nuevo, disfrutandolo todo… Sus jugos vaginales ya bañaban todos mis testículos y mi entrepierna… El movimiento subía la temperatura… Empezamos a llegar al clímax, el orgasmo se sentía lejano aún, pero se acercaba lentamente, ella gemía de una forma que me excitaba cada vez más, nada fingido, se notaba, se sentía, lo estaba disfrutando al igual que yo: mucho… Tal vez demasiado… Poco a poco llegaba el éxtasis, empezamos a subir el ritmos ya sin detenernos, sabíamos que venía para ambos y tratábamos de encontrarlos, de chocarlos y explotarlos al mismo tiempo, de pronto ya venía el mío y sin decir nada, ella, con la boca y los ojos muy abiertos, me asentía que el de ella también y explotamos en un delicioso orgasmo unísono… Largo… Muy largo… Con espasmos de nuestros cuerpos que chocaban por momentos… Gemidos… Arrebatos… Arañazos… Mordidas… Besos… Caricias… Todo al mismo tiempo y sin medida… Nada existía… No había nada ya… Estábamos sólos, ella y yo, en esa silla, en un lugar donde no había nada más que nosotros…

Poco después llegó el éxtasis post-orgasmo, jadeos de cansancio, la frescura del poco aire que rosaba la piel, con el sudor, refrescaba. Me recliné hacia atrás y dejé caer la cabeza sobre el respaldo de la silla, dejando que colgara… Ella me abrazaba y estaba recargada en mi hombro, tratando de reponerse… Cerré los ojos… Disfrutando la sensación de lo que acaba de pasar… Recordando… Cuando abrí los ojos, estábamos en el mismo lugar, pero ahora las luces estaban más encendidas, era de noche, pero ya no estaba desnudo, estaba vestido y la chava ya no estaba sobre mi, ni desnuda. Permanecía sentado en la misma silla, pero ahora, en otra esquina del lugar y había más gente, como si hubieran entrado de pronto. Las chavas estaban ahora reunidas junto al barman, todas vestidas, con sus jeans y blusitas, veía a tipos con armas y placas de policía colgadas al cuello, 45’s, rifles, AK-47… No nos apuntaban, pero parecían sorprendidos. Tenían cara de cansancio y desvelo. En un sillón viejo, en una esquina, estaba lo que parecía el jefe de los policías, vestía una camisa a cuadros blancos con líneas rojas, deslavada, pantalón de mezclilla y botas vaqueras. Llevaba colgada también su placa en el cuello, al estilo de los policías gringos y llevaba una de esos chalecos de cuero café donde se cuelgan las pistolas a lado de las costillas. Llevaba 2 pistolas 45 a cada lado y estaba interrogando a Fede. “¿Qué pasa? ¿Por qué Fede está ahí? ¿Qué le están preguntando? ¿Qué es éste lugar?”, me decía para mi y el pánico me invadió, “¡Mierda! ¡¡Me acabo de coger a una menor!! ¡¡Sí, eso debe ser!! ¡¡Estamos en un putero clandestino y las chavas son menores de edad!! ¡¡Ya me cargó la chingada!!”, no dejaba de pensar en eso.

El policía no parecía satisfecho, no encontraba lo que vino a buscar y sólo escuché que Fede, aún alcoholizado, decía: “Yo no sé, oficial, ¡A mi me engañaron!”, mientras se levantaba para irse y el oficial le decía que podía retirarse. Se frotaba la frente como preocupado, no encontraba lo que buscaba y el siguiente a interrogar era yo. Lo veía y me asustaba, no sabía que decir. Sabía que todos me habían visto cogerme a la chica sentado en la mesa donde estaba, ¡Todos lo vieron, maldita sea! ¿Debía mentir? ¿Y si no me creían? ¿Y si los nervios me traicionaban? ¿Qué debía decir? Quería platicar con Fede antes de sentarme a que me interrogaran, quería preguntarle qué le habían dicho, qué buscaban, si estaba en problemas y si debía contestar lo mismo: “Que nos habían engañado”… ¿Pero cuál engaño? ¿Que las chavas eran menores u otra cosa? ¿Qué buscaban? ¿Era a mi? ¿A alguien más? De entre la gente vi a la chava con la que estuve, se mostraba preocupada por mi, me miraba de entre la gente y con la mirada me decía: “No quiero que nada de pase…”, pero tampoco comprendía por qué estaban aquí esos sujetos o qué querían. Me miraba como si no hubiéramos hecho nada malo, pero había complicidad en su mirada, ambos sabíamos que no había sido un sueño.

Estaba muy asustado, por lo que me me fueran a preguntar y lo que pasara después, de que no me creyeran y todo lo demás. “Siguiente por favor…”, dijo el jefe de los policías, que estaba ahora parado frente al sillón donde antes estuvo con Fede, “Ah,  sigues tu…”. Me levanté de la silla y empecé a caminar hacia él… La chica me miraba asustada… Yo estaba asustado… Se me notaba, estaba nervioso y sudaba mucho. “Me descubrirán…”, pensaba para mis adentros, “Lo sé… No importa lo que diga… Aún huelo demasiado a sexo y nada está bien…”.

Y en eso desperté.