El dolor en la espalda

No siempre escribo cosas personales pero a veces me da por hacerlo, así que aquí va una de esas veces.

Ayer, llego a la oficina y al quitarme el maletín para ponerlo sobre una caja que está a lado de mi escritorio, me da un tirón en la espalda. Fue un dolor fuerte, a la altura del omóplato izquierdo, detrás del pulmón izquierdo. Noté que fue un dolor muscular, pero la punzada era de una forma tal que, en ocasiones, no me permitía respirar o me hacía contener la respiración, incluso, por un momento, hasta se me bajó la presión. Llegué a preocuparme por el dolor, pero luego dejé de hacerlo.

Ese dolor estuvo ahí todo el día. Le comenté a Fede, por Skype, del dolor y me sugirió que me estirara, pero no lo hice, no tenía mucho tiempo que había almorzado y tenía lleno el estómago. No me gusta estirarme, además de que dicen que es malo hacerlo cuando estás haciendo digestión. Le dije a Fede que compraría una pomada de esas que anuncian en la tele para ponerme por la noche y él me sugirió una que catalogó de “muy buena”. No pretendo hacer comerciales aquí, ni nada por el estilo, jamás ha sido mi intensión, pero mencionaré la pomada por si a alguien le sirve, como me funcionó a mi. La dichosa pomada es: Voltarén.

Todo el día estuve esperando el momento de salir a la farmacia, comprar la pomada y de que llegara la hora de dormir para ponérmela y ver si desaparecía o me aliviaba el dolor. Fuí a comer con Alex y Altahir a medio día y el trayecto en el microbus fue un verdadero martirio. A cada frenón, arranque o giro en una curva, el dolor arremetía contra mi. No podía girar libremente, ni levantarme o sentarme cómodamente.

Hace algún tiempo, estuve llendo con un alphabiotista, que es una especia de masajista que te ayuda con los dolores de espalda y me dijo que traía chueca la columna vertebral y que tenía que estar llendo a terapia para enderezárla, pero dejé de asistir, ya que como tengo un bebé de 1 año,acostumbro cargarlo o arrullarlo antes de dormir y el terapéuta me sugirió que debía dejar de cargar cosas pesadas para que me compusiera. Pero por el momento no puedo dejar de ayudar a mi esposa con el bebé y me niego a dejar de cargar a mi hijo, al menos por un rato más. Por consecuencia, dejé de ir con el alphabiotista. Creo que deberé de poner más atención en lo futuro si no quiero tener problemas graves de espalda. Supongo que cargar cosas pesadas y el estrés del trabajo provocaron el tirón, además de que últimamente no he hecho mucho ejercicio que digamos.

Al fin llegó la noche y la hora de dormir, por lo que le pedí a mi esposa que me aplicara la pomada y ella me sugirió tomar una pastilla de Voltarén, también. Al principio me negaba tomar la pastilla, ya que si ya iba a aplicarme la pomada, no veía la razón para tomarme la pastilla también, pero accedí. Me tomé también la pastilla. Vi que tanto la pomada, como la pastilla, contenían diclofenaco, también por eso no me la quería tomar, pero en fin.

Hoy por la mañana amanecí sin dolor alguno, muy descansado y contento de que el dolor desapareciera. Me agradó el resultado. He notado, que aún tengo una pequeña molestia, pero es muy leve, ya no como el dolor de ayer. Me ayudó mucho la pomada y la pastilla.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: